Preservación de la fertilidad

Gracias a los avances médicos en reproducción asistida, ya es posible que la mujer pueda decidir cuándo es el momento adecuado para formar una familia. Factores como la ausencia de pareja, el trabajo o la inestabilidad económica empujan a las mujeres a aplazar el inicio de la maternidad y en muchos de estos casos se encuentran con la amarga sorpresa de que la espera ha sido nefasta para su edad reproductiva. En otras ocasiones las razones son médicas, debido a la aparición de enfermedades en edades jóvenes que pueden comprometer la fertilidad una vez superada la enfermedad (cáncer, lupus, endometriosis,..)

La solución que facilitan las técnicas de reproducción asistida es preservar la fertilidad mediante la criopreservación.

¿En qué consiste la preservación de la fertilidad?

  • Preservación femenina: una de las técnicas más probadas de preservación de la fertilidad es la congelación de óvulos por vitrificación. Ésta permite que, una vez superada la enfermedad o llegado el momento idóneo para ser madre, la mujer pueda conseguir una gestación con sus propios óvulos.

Este proceso consiste en estimular el desarrollo de varios folículos, con el fin de que, bajo sedación anestésica, y por aspiración, obtengamos unos óvulos. A continuación estos se vitrifican y se conservan inalterados hasta que la mujer decida tener un hijo.

En los casos de mujeres de edades superiores a los 35 años se debe hacer una valoración personalizada. En todo momento, la paciente debe recibir asesoramiento médico y una información clara de acuerdo con su edad y con su reserva ovárica.

Los tratamientos farmacológicos para la estimulación ovárica se ajustan a cada caso, como en el cáncer de mama, donde los protocolos disminuyen al mínimo el nivel de estrógenos. En estos casos es muy importante actuar rápido. En la Clínica Ergo, somos plenamente conscientes de ello, y disponemos de un protocolo especialmente diseñado para que la preservación de la fertilidad no retrase el inicio de tratamiento.

  • Preservación masculina: se lleva a cabo mediante la criopreservación del semen. El procedimiento de criopreservación o congelación del semen es muy habitual en los tratamientos de reproducción asistida puesto que permite utilizar la muestra si el varón no puede acudir el día del tratamiento o si tiene dificultades para recoger la muestra en el momento preciso. Es además de especial utilidad en pacientes que van a someterse a tratamientos en los que su fertilidad quedará afectada como es el caso de las vasectomías o tratamientos de quimio y radioterapia.

En el caso de los pacientes oncológicos la preservación de la fertilidad masculina juega un papel crucial, ya que va a permitir que cuando gracias al avance de la ciencia el paciente se recupere del cáncer, pueda retomar o plantearse la opción de la paternidad. Los ciclos de quimio y radioterapia afectan a la función testicular, que no se restablecerá hasta dentro de unos años.

Desgraciadamente, la calidad del semen queda a menudo afectada, y no se llega a recuperar en algunos casos. Por este motivo, se recomienda la criopreservación de esperma previa al tratamiento oncológico. Para esto es indispensable el diagnóstico precoz de la enfermedad y dar al paciente una información de calidad sobre sus opciones reproductivas futuras.

La criopreservación de semen se lleva a cabo mediante un procedimiento sencillo en el que el paciente acude a la Clínica en varias ocasiones -con abstinencia sexual de entre 3 y 5 días siempre que sea posible- para dejar muestras de semen obtenidas por masturbación. Las muestras serán congeladas junto con un medio específico en el interior de distintos soportes lo que permite su mantenimiento en tanques con nitrógeno líquido a -186 °C de forma indefinida. Así el paciente se asegura de que, aunque la calidad seminal en la descongelación disminuya, siempre tendrá la opción de emplear estas dosis si quiere ser padre en el futuro.

Preguntas frecuentes

¿Pueden preservar su fertilidad todas las mujeres?.

No, para poder preservar la fertilidad de una mujer con buenas garantías de éxito se debe tener en cuenta su edad y su reserva ovárica.

¿Cómo se realiza la preservación de la fertilidad?.

Para poder preservar la fertilidad de una mujer es necesario obtener sus óvulos mediante un tratamiento de estimulación y punción de los ovarios similar al realizado en una fecundación in vitro (FIV). Los óvulos obtenidos se congelan mediante la técnica de vitrificación.

¿Cuánto tiempo pueden estar congelados los óvulos?

Los óvulos se pueden mantener congelados durante el periodo de tiempo que sea necesario (años) sin que esto afecte a su calidad.

¿Qué tengo que hacer cuando quiera usar mis óvulos congelados?

Para poder utilizar estos óvulos se deben descongelar en el laboratorio para ser fecundados con semen de la pareja o de donante. Los embriones obtenidos se mantendrán en cultivo para ser transferidos entre 2 y 5 días después. Los embriones que no se transfieran serán vitrificados. La paciente deberá preparar su endometrio con un tratamiento hormonal sustitutivo con estrógenos y progesterona para recibir los embriones.