“Los bebés vienen de Paris”

“Los bebés vienen de Paris”

“¿De dónde vienen los bebés?” Preguntan los niños. Y la respuesta habitual suele ser: “Una cigüeña blanca los trae de París”. Siempre nos hemos imaginado esa escena; una bonita cigüeña blanca que trae volando grácilmente un saquito de tela con un bebé dentro. La cigüeña, con una pajarita negra, y el bebé, con un lazo rosa o azul, según toque. Ambos se acercan a nuestra ventana, y recogemos, llenos de emoción, nuestro pequeño encargo: el bebé que tanto se ansiaba. Pero si todo fuera así de fácil, Francia tendría grandes ingresos económicos por exportación…

Así nos han vendido la historia, un bonito cuento con final feliz. Realmente pensamos que cuando llegue el momento de querer tener un hijo será casi así de fácil, incluso ponemos barreras para evitarlo durante muchos años, para evitar que ocurra cuando no nos viene bien. Sin embargo, no somos conscientes de todo lo que tiene que ocurrir de manera correcta en nuestro cuerpo (y en el de nuestra pareja) para que ese bebé llegue sano al cabo de 9 meses.

Por desgracia, muchas parejas descubren este complejo proceso cuando la llegada del embarazo se complica. Pasan los meses y una regla tras otra con test de embarazo negativo, hacen que el desazón se apodere de las parejas. “¿No se suponía que esto era algo sencillo? ¿Porqué todas se quedan embarazadas sin problema y a nosotros nos está costando tanto?” Preguntas que revolotean por la menta en esos momentos difíciles.

Llega entonces el momento de consultar con un especialista, empezar con las pruebas, esperar por los resultados, una consulta tras otra y… sí, una regla tras otra. Y todo ello sin comentar nada con nadie, porque “¿Qué dirán?”, ¿verdad?. Parece que nadie ha tenido problemas de fertilidad a vuestro alrededor, que los niños han llegado cuando ellos lo han decidido sin tener que esperar. “¿Será que la cigüeña se ha perdido de camino a nuestra casa?”

Tranquila, no sois un caso raro, cada año casi 40.000 niños nacen en España gracias a las técnicas de reproducción asistida. No es habitual que los pacientes lo comenten con su círculo más cercano por miedo a prejuicios o comentarios, aunque la tendencia es normalizar esta rama científica entre la sociedad. Porque es más habitual de lo que parece, entre un 15-20% de las parejas en edad fértil tienen problemas para conseguir un embarazo a término. ¡Eso es 1 de cada 5! Y a medida que la edad de la mujer aumenta, ese número se hace mayor.

Por tanto, no es raro no conseguir un embarazo a la primera (sólo el 20% de las parejas jóvenes lo consiguen en el primer mes de relaciones), no es raro tener que realizar pruebas de fertilidad (y que en muchos casos no se encuentre una causa clara), y no es raro que muchos bebés lleguen a este mundo gracias a las técnicas de reproducción asistida.

Dejemos por tanto que la bonita ciudad de París siga siendo un romántico lugar para visitar y que las cigüeñas sigan dedicándose a anidar en los campanarios.

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *