Transferencia de embriones vitrificados

Gracias a los avances en las técnicas de reproducción asistida, los embriones sobrantes de los ciclos de fecundación in vitro pueden vitrificarse con todas las garantías. Este proceso consiste en una congelación ultrarápida a -196°C que evita la formación de cristales de hielo en el interior de los embriones, anulando el daño sobre las estructuras celulares del embrión.

En este estado puede mantenerse durante años en perfecto estado. Esto permite que puedan ser transferidos en ciclos posteriores bien para tener un segundo hijo, ó bien si el primer intento no da un resultado positivo.

La decisión sobre el destino de los embriones criopreservados es responsabilidad de la pareja, pudiendo ser estos donados para otra pareja, donados para investigación científica ó bien destruidos (cada uno de estos casos cumpliendo determinados condiciones). De cualquier modo, es siempre la pareja la que decide el destino que van a tener los embriones congelados pero mientras sigan queriendo ser responsables de ellos, deberán renovarlo anualmente con la clínica donde estén.

Anualmente en la Clínica Ergo se establece contacto con las parejas cuyos embriones estén congelados en nuestros contenedores de criopreservación para conocer la intención de ellos sobre los embriones, por lo que es importante que las parejas, en caso de que cambien de residencia o contacto, mantengan esa información actualizada en nuestra clínica.

¿En qué consiste la vitrificación embrionaria?

Los embriones obtenidos después de la realización de un ciclo de FIV o ICSI y que no son transferidos para el útero de la paciente, son criopreservados en el interior de pajuelas especiales y guardados en contenedores de nitrógeno líquido a una temperatura de -196ºC.

Para que la criopreservación pueda ocurrir con total seguridad para los embriones, éstos son guardados en el interior de un medio crioprotector especial, que los protege contra posibles daños que el proceso de criopreservación pueda provocar (evitan la formación de cristales de hielo). No todos los embriones son susceptibles de ser congelados, sólo los que tengan una buena calidad, que no presenten niveles significativos de fragmentación y que tengan condiciones para pasar todo el proceso de congelación/descongelación.

Es también importante que las parejas tengan la noción de que, aun teniendo todos los cuidados y la seguridad, hay embriones que no sobreviven al proceso de criopreservación y su posterior descongelación para utilizarse en un ciclo de de tratamiento, sobre todo cuando los embriones no son de óptima calidad. Es por esto que a veces puede ser necesario descongelar más embriones de los que está pensado transferir en los ciclos de tratamiento con transferencia de embriones criopreservados.

La crio-transferencia embrionaria

Además de la propia ley española donde se establece un máximo de 3 embriones por transferenca, las guías de buena práctica clínica internacionalmente aceptadas marcan un límite para el número de embriones a transferir en cada ciclo de FIV o ICSI, relacionado con las necesidades de evitar los riesgos asociados a un embarazo múltiple (de gemelos, trillizos o incluso hasta más fetos).

Normalmente para mujeres menores de 35 años y que están realizando un ciclo de Reproducción Asistida por primera vez, es aconsejable que se transfieran un sólo embrión por transferencia, quedan el resto de buena calidad criopreservados tras la vitrificación. En la Clínica Ergo apostamos mucho por la llamada Transferencia de Embrión Único, minimizando así los riesgos de embarazos múltiples que conllevan riesgos para la madre y los peques. Sin embargo, siempre se plantea el número de embriones a transferir con la pareja, aportando la recomendación médica por parte de los sanitarios de Ergo y escuchando las inquietudes de los pacientes.

La preparación de la paciente para la transferencia de embriones vitrificados es muy sencilla. Consiste en la administración fundamentalmente de estradiol (mediante pastillas o parches transdérmicos) durante unos 14 días realizando controles ecográficos y analíticas sanguíneas cada pocos días hasta observar un crecimiento adecuado del endometrio (a partir de unos 7mm de grosor).

A partir de ese momento se suplementa la medicación con la administración e progesterona (generalmente por vía vaginal) y se programa la transferencia embrionaria. La mañana del día fechado, los embriólogos desvitrifican el embrión (o embriones) que se ha seleccionado como el mejor mediante un delicado proceso de descongelación basado en el principio inverso de crioprotectores.

Al cabo de al menos 3 horas se realiza la transferencia en el quirófano de la clínica. La transferencia embrionaria no requiere sedación y no es para nada molesta. Se realiza eco-guiada, es decir, bajo control ecográfico, lo que nos permite asegurarnos que los embriones son depositados correctamente en el lugar adecuado del útero.

Prueba de embarazo: el día de la transferencia, la enfermera, junto a la pauta de progesterona y el resto de instrucciones que le da a la paciente, entrega ya el volante para la realización de la prueba de embarazo en la Clínica Ergo. El día indicado, la paciente puede acudir a la clínica a cualquier hora entre las 8 y las 17h, sin necesidad de estar en ayunas y realizando vida totalmente normal. Nuestra enfermera le sacará un poco de sangre y la paciente se puede ir perfectamente. Al día siguiente recibimos el resultado y el equipo médico le llamará para darle el valor de la β-hCG.

  • Resultado positivo: si la prueba nos indica que estás embarazada… ¡Enhorabuena! Todo el equipo compartiremos contigo ese gran momento, pero también te daremos las instrucciones básicas que debes seguir a partir de entonces, como pauta de medicación, precauciones en tu día a día y sobre todo darte la cita para el control ecográfico de confirmación de embarazo clínico. Será aproximadamente 3 semanas después del resultado de la prueba ya que es en ese momento cuando se puede visualizar con garantías el latido fetal de tu peque.
  • Resultado negativo: si por el contrario el resultado no es el que esperábamos, no te preocupes, no te vamos a dejar sola en este duro momento. Te daremos una cita con el equipo médico para la fecha que tú quieras, y ahí resolveremos todas las dudas que tengas, analizaremos contigo qué ha podido pasar y sobre todo qué opciones hay para ayudarte a conseguir tu sueño.

De todas formas, recuerda que siempre tendrás a tu disposición a nuestro equipo de psicología especializado en apoyo a parejas en tratamientos de reproducción asistida.

Preguntas frecuentes

¿Puedo trasladar mis embriones de una clínica a otra?.

Por supuesto. Los embriones pertenecen a la pareja y son ellos quienes deciden dónde quieren tenerlos custodiados. Tan solo tienes que ponerte en contacto con la clínica de origen y de destino e informarles de que quieres trasladarlos.

¿Cuánto tiempo pueden estar congelados los embriones?

Los embriones se pueden mantener congelados durante el periodo de tiempo que sea necesario (años) sin que esto afecte a su calidad.

¿Tienen el mismo éxito de embarazo los embriones en fresco que los vitrificados?

El avance en las técnicas de reproducción asistida que se ha producido recientemente ha hecho que la vitrificación y desvitrificación de embriones sea una técnica de rutina para los laboratorios. Esto hace que las calidades de los embriones se mantengan antes y después de la vitrificación por lo que la probabilidad de embarazo es la misma.

Además, en las pacientes que han tenido hiperestimulación ovárica o una elevada respuesta hormonal al tratamiento de estimulación para la punción ovárica, es conveniente no realizar transferencia embrionaria en fresco, ya que las condiciones del endometrio no son las ideales para conseguir un embarazo. En estos casos está recomendado vitrificar todos los embriones de buena calidad para hacer criotransferencias en ciclos posteriores, cuando el endometrio esté en sus mejores condiciones.