¿Tengo los espermatozoides rotos?

¿Tengo los espermatozoides rotos?


Cada día esta más extendido entre los profesionales de la reproducción asistida que un seminograma normal no quiere decir que sea un seminograma fértil. Curioso, ¿verdad?

Muchos chicos a pesar de tener una concentración adecuada y un porcentaje de mótiles dentro de la normalidad, no consigue generar un embarazo. En ocasiones se observan embriones de mala calidad, fallos de implantación e incluso abortos tempranos,  y una vez descartada una posible causa femenina, conviene echarle un nuevo vistazo a los espermatozoides.

Una de las técnicas más sencillas para “ver algo más” en ellos y que además es económicamente asequible, es el estudio de la fragmentación del ADN espermático. ¿Has oído hablar de ello? En este artículo te explicamos brevemente los puntos más destacados.

¿Qué es la fragmentación del DNA?

El espermatozoide es una estructura compleja, compuesta por tres partes bien diferenciadas: la cabeza, la cola y la pieza intermedia. Cada una es de vital importancia para diferentes procesos que debe realizar el espermatozoide, pero en esta ocasión vamos a centrarnos en la cabeza.

En ella, en apenas 5 µm de diámetro y de forma muy compactada, está toda la información genética que el espermatozoide pretende trasmitir a la descendencia. No es fácil meter tanto material de ADN en un lugar muy pequeño; por ello las características de esta compactación la hacen excepcional entre el resto de las células del cuerpo.

Sin embargo, esas hebras de ADN no siempre están íntegras. En ocasiones, una de las hebras, o las dos, tienen roturas a lo largo de su cadena.  Se entiende como normal que esto ocurra en pequeño porcentaje de espermatozoides (identificando al paciente entonces como sano), pero el problema surge cuando el porcentaje supera ese umbral.

Aunque el ovocito tiene un gran poder de reparación de este daño cuando recibe al espermatozoide, la capacidad de “arreglarlo” va a depender de la calidad del óvulo, los años de la mujer y obviamente la cantidad y tipo de fragmentación que traiga el espermatozoide.

¿Por qué puede ocurrir?

Las causas por la que el espermatozoide pierde la integridad de su ADN son muchas. Algunas debidas a procesos intrínsecos , como una mala selección y eliminación de los espermatozoides dañados o una maduración incorrecta en el epidídimo.

O por causas extrínsecas como daño inducido por  radio/quimioterapia, varicocele, un episodio de fiebre alta, la exposición a elevadas temperaturas, una enfermedad inflamatoria aguda y crónica o el estrés oxidativo post-testicular.

Debido a la multitud de factores que afectan al proceso de fragmentación, el grado de la alteración molecular puede variar mucho.

¿Cuándo se recomienda analizar la fragmentación del ADN espermático?

En los últimos tiempos la valoración de la integridad del ADN es un parámetro de estudio en la fertilidad casi rutinario, pero conviene recordar las situaciones en las que está especialmente indicado.

  • Seminograma patológico.
  • Abortos de repetición o fallos de implantación
  • Mala calidad embrionaria en ciclos previos.
  • Presencia de patologías asociadas (como el varicocele).
  • Varones mayores de 45 años.
  • Episodio febril en los últimos 3 meses.
  • Prueba previa a la congelación de muestra por vasectomía, radioterapia o quimioterapia.

¿Cómo se estudia?

Sencillo. Para este estudio tan sólo se necesita una muestra de semen eyaculado siguiendo las mismas indicaciones de recogida que para un seminograma convencional.

Existen distintas técnicas para el análisis de las muestras:

  • Ensayo Cometa.
  • Test SCD.
  • Ensayo TUNEL.
  • Estudio mediante citometría de flujo.

¿Y después?

Sí, se puede hacer algo. La indicación más habitual cuando el nivel de fragmentación de ADN espermático es elevado es la realización de selección mediante columnas de Anexina V. Es una técnica sencilla que consiste en pasar la muestra de semen por un filtro imantado donde en los laterales se quedan retenidos los espermatozoides fragmentados y al final del tubo se recogen aquellos sin fragmentación. Es con estos últimos con quienes se hace la técnica de reproducción asistida que se considere (inseminación, fecundación in vitro o ICSI).

¿Por qué en la Clínica Ergo?

Porque en la Clínica Ergo no sólo analizamos la fragmentación del ADN espermático sino que el informe te lo entregan y explican embriólogos de nuestra unidad, para que puedas resolver todas las dudas precisamente con los expertos en la materia. Además, realizamos también la selección espermática posterior con columnas de anexina V en cualquiera de nuestros tratamientos.

Pide información sin compromiso, la primera visita es totalmente gratuita.

Compartir este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *